Necesitamos volver a la Iglesia primitiva

 

WhatsApp Image 2018-10-12 at 21.24.51 (5)

Cuando surgen las dificultades, las dudas y las incertidumbres en la fe, debemos volver al origen. Esto es lo que tenemos que hacer cuando nos planteamos los objetivos (misión) de nuestra comunidad: echar la mirada atrás, a las primeras comunidades de la Iglesia primitiva.

El Nuevo Testamento, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, nos da una idea de cómo los primeros cristianos comenzaron a proclamar el Evangelio, lo que hacían, y nos muestra numerosos rasgos esenciales de la Iglesia de Cristo que debemos imitar:

Llenarse de Espíritu Santo

“Se les aparecieron como lenguas de fuego, que se repartían y se posaban sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extrañas, según el Espíritu Santo les movía a expresarse.” (Hechos 2, 3-4 ).
Los cristianos no sólo hablamos de Dios, le experimentamos. Esto es lo que hace que la Iglesia sea diferente de cualquier otra organización en el mundo: que tenemos el Espíritu Santo. El poder de la Iglesia no viene del mundo, sino de Dios, y su Vicario es el Espíritu Santo que, como dice el Génesis, se cierne sobre las aguas del abismo.
Cuando se refiere a “hablar en lenguas extrañas” quiere decir hablar en el idioma de quienes nos escuchan. La gente realmente escuchaba a los primeros cristianos hablar en sus propios idiomas, ya fuese en farsi, en swahili, en griego, o en otro idioma.
Yo diría más: tenemos que hablar a las gente en su lengua, es decir en lo que ella entiende
El plan de Dios es para todos. No es sólo para los judíos. Pero no sólo se refiere a idiomas de sus países de origen, sino a hablar en el lenguaje que cada persona entiende. ¿Estamos usando otros “lenguajes” para llegar a la gente?

Utilizar los dones de todos 

“Entonces Pedro, en pié con los once, les dirigió en voz alta estas palabras: Judíos y habitantes todos de Jerusalén: percataos bien de esto y prestad atención a mis palabras.  …Y haré aparecer señales en el cielo y en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo.  … Pero el que invoque el nombre del Señor se salvará” (Hechos 2, 14, 19, 21)
 
En la Iglesia inicial no había espectadores; el 100% de las personas participaban en proclamar el Evangelio de Jesús. Y, aunque igual que entonces, no todos estamos llamados a ser sacerdotes, todos estamos llamados a servir a Dios. Por tanto, debemos esforzarnos para que todos participen. La pasividad no es una opción. Si alguien quiere sentarse y ser servido por los demás, que busque otro sitio.

Ofrecer una verdad que transforma

La Iglesia primitiva no ofrecía una nueva psicología, ni un moralismo cómodo, ni una espiritualidad agradable. Ofrecía la verdad del Evangelio que tiene el poder de cambiar vidas. Ningún otro mensaje transforma vidas. Cuando la verdad de Dios entra en nosotros, es cuando nos transformamos. 
En Hechos 2, Pedro dio el primer sermón cristiano, citando el libro de Joel del Antiguo Testamento, y afirmando que la Iglesia primitiva se dedicó a la “enseñanza de los apóstoles”.

Crear comunidad

“Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la unión fraterna, en partir el pan y en las oraciones.” (Hechos 2, 42).
En la Iglesia del primer siglo, los cristianos se amaban y cuidaban unos a otros. La Iglesia no es un negocio, ni una ONG, ni un club social. La Iglesia es una familia. Para que nosotros experimentemos el poder del Espíritu Santo como en la Iglesia primitiva, tenemos que convertirnos en la familia que ellos eran, compartir no sólo la oración sino también todo lo demás.
Tenemos que volver al cenáculo, a la Iglesia domestica que vivía en las casas y consagraba todo el día Dios y a los demás.

Vivir la Eucaristía

“Todos los días acudían juntos al templo, partían el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón” (Hechos 2, 46).
Cuando la Iglesia primitiva se reunía, celebraba la Eucaristía, conmemorando la última cena “con alegría y sencillez de corazón”. Debemos entender y enseñar que la Eucaristía es una celebración. Es el banquete de Dios. Cuando la Eucaristía se vive desde dentro (y es rigurosamente litúrgica), se recibe con alegría; la gente quiere estar allí porque busca alegría. ¿Crees que si nuestras iglesias estuvieran llenas de corazones alegres, de palabras alegres y de vidas llenas de esperanza, atraeríamos a los alejados?

Compartir según la necesidad

“Todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común; vendían las posesiones y haciendas, y las distribuían entre todos, según la necesidad de cada uno.” (Hechos 2, 44-45).
La Biblia nos enseña a hacer generosos sacrificios por el bien del Evangelio. Los cristianos, durante el Imperio Romano, fueron los más generosos de su tiempo y eran famosos por su desprendimiento. Literalmente, compartían todo, “según la necesidad de cada uno”. Incluso la vida. Muchos murieron por la fe en el coliseo romano.

Crecer exponencialmente

“Alabando a Dios y gozando del favor de todo el pueblo. El Señor añadía cada día al grupo a todos los que entraban por el camino de la salvación.” (Hechos 2,47).
Cuando nuestras iglesias demuestran las primeras seis características de la iglesia primitiva, el crecimiento es automático. La gente veía a los primeros cristianos como extraños, pero les gustaba lo que éstos hacían. Veían el amor que se tenían los unos por los otros, los milagros que ocurrían delante de ellos y la alegría que irradiaban. Querían lo que los cristianos tenían. Y la Iglesia crecía exponencialmente.
Anuncios

Toma de Tonsura

WhatsApp Image 2018-10-12 at 21.24.51 (12)

El 12 de octubre del 2018, día de la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, un seminarista  recibió la tonsura clerical de manos de Su Excelencia Monseñor Sánchez.

 Monseñor Sánchez habló un poco sobre la doble importancia de la sotana. Para el Clero la sotana es un hábito religioso, que funciona como un recordatorio omnipresente de la consagración de uno mismo a Dios. Al mismo tiempo, es uno de los medios más eficaces de apostolado, pues despierta en los hombres su sentido religioso y les recuerda sus deberes para con Dios.

Dirigiéndose al seminarista, Su Excelencia explicó que la tonsura es un sacramental: un símbolo instituido por la Iglesia para dar la gracia ex opere operantis Ecclesiae, es decir, por el “poder” intercesor de la Iglesia. La tonsura los convierte en miembros del clero católico, con todos los derechos y deberes relacionados. El Papa Paulo VI, señaló Monseñor , suprimió la tonsura con el pretexto de que era una costumbre “anticuada”. Como resultado, los seminaristas modernos continúan siendo únicamente laicos que estudian teología, es decir, meros estudiantes, hasta que reciben el diaconado ya casi al final de su formación sacerdotal. Nuestros seminaristas tienen el consuelo de saber que no son sólo estudiantes de teología, sino miembros del clero católico, con una orientación real hacia el sacerdocio que les es proporcionada por la Iglesia misma. Monseñor Sánchez dijo: No seguimos conservando la tonsura sólo para nosotros, dijo, sino para toda la Iglesia.

Plena comunión con la Iglesia Veterocatólica de Ecuador.

 

El pasado viernes por la firma del Concordato de plena comunión entre las dos entidades quedamos unidas bajo la misma comunión reconociendo como vàlidas nuestras Sucesiones Apostólicas y la Sacramentalidad después de examen exhaustivo en esas materias .

Por  lo tanto y para mayor gloria de Dios y de su Iglesia, en adelante caminamos de la mano para extender el Reino de Dios y el mensaje del Evangelio de Jesucristo.

Laus tibi, Domine.

Comunicado

Desde la Sede Primada  y  en un acto de transparència hacemos publica esta documetacion de nuestro Arzobispo.

En la cual hay testimonio gràfico y Documetal de su consagracion Episcopal.

 

 

fomentar la devoción del Santo Rosario

 

rosario-catolicismo-640x480

 

Al inicio del presente mes de octubre, los fieles  continúan preservando la tradición del rezo del Santo Rosario . A dicha costumbre, el décimo mes del año, es decir octubre, se le conoce como el Mes del Rosario. Así, pues, se acostumbró a rezarlo a la comunidad  reunida en familia.
En este 2018 la invitación por parte de la autoridad eclesiástica continúa, para proseguir con la práctica del mismo y fomento en consecuencia de la fe.
POR LAS TARDES
Acomodando sillas, para quienes guían el rezo y el resto de las personas que se van sumando a la oración poco a poco, esto por las tardes entre las 18:00 y las 19:00 horas.
Esta practica piadosa y tan aconsejable puede ser medio de salvación para la iglesia ya que reafirma a los fieles en la vida de piedad .

desde nuestra Iglesia  a fomentamos y la bendecimos .

 

 

Recensión en materia de Ecumenismo.

social

Desde el principio, la Iglesia Veterocatólica ha hecho campaña para el ecumenismo.

Signos de Esperanza

Durante la fase inicial del Movimiento Viejocatólico, no sólo se protesta en contra de los dogmas papales nuevos, sino también por la insatisfacción con las divisiones eclesiásticas existentes.

Nuestra Iglesia Vétero Católica Liberal tiende una mano a la esperanza para una reunión de la fe cristiana.  Expresa el deseo de que los teólogos de todas las confesiones puedan dirigir su atención a este asunto.

1. Nuestra idea es acercamos a las distintas iglesias hermanas para promover la colaboración mutua. 

2. Con estudios sobre las diferencias existentes y la posibilidad de hacer, persuadir y facilitar la publicación de los resultados de estos estudios en libros y publicaciones.

 3. Promover a través de escritos divulgativos y ensayos, el conocimiento de las doctrinas, las instituciones y los estados de las Iglesias y denominaciones separadas, la evaluación correcta de la conciliación existente y puntos de diferencia, y en general, para facilitar la comprensión y el interés por el conocimiento en círculos más amplios.

Con este propósito, el día 28 de septiembre de 2018 se reunió el Señor Arzobispo Bruno con el Delegado de Ecumenismo  de la Archidiócesis de Madrid,  P.  don Manuel Barrios.

En esta reunión, la Iglesia Vétero Católica Liberal se presentó oficialmente a la Archidiócesis, siempre con un talante de concordia y animando a cumplir con lo dictado en el Concilio Vaticano II y en la Declaración Dominus Iesus de Juan Pablo II. Como Iglesias que mantenemos la sacramentalidad y la Sucesión Apostólica válida, se estableció la posibilidad de una relación a nivel ecuménico, de asistir a reuniones y actos de esta índole y seguir trabajando y conociéndonos ambas Iglesias.

Nuestro Arzobispo agradeció el trato por parte de la Archidiócesis y su talante de diálogo y esperando relaciones más estrechas, siendo la idea de nuestro Arzobispo la de “construir puentes y no muros” entre las iglesias cristianas.

El diálogo con las iglesias de la Reforma se está llevando a cabo sobre todo a nivel local, con colaboración también para el uso de espacios. En general se puede observar que la relación es cálida y agradable. 

La Iglesia Vétero Católica sostiene la comunión sacramental “no abierta”. La invitación a participar de la mesa del Señor debe ser pronunciada en cada  celebración de la Eucaristía. La invitación está dirigida a todos los fieles que expresen su fe en la presencia real del Señor Resucitado en el Santísimo Sacramento del altar para compartir con nosotros, y a quienes decimos: “venid, la comida está preparada para vosotros.”

Las conversaciones con la Iglesia Católica Romana de Madrid han dado lugar al reconocimiento mutuo de los ministerios.

Deseamos vivamente que podamos llegar a acuerdos sustanciales y de mutua colaboración sobre todo en materia de evangelización y pastoral social. 

Exhortación “Vestimentis ovium, intrinsecus autem sunt lupi rapaces”.

ESCUDO ARZOBISPAL

 

La gracia y la paz de Dios nuestro Padre y de Jesucristo el Señor estén con vosotros:

Hermanos:

A la luz de los últimos acontecimientos, me gustaría poder exhortaros para que todos podamos identificar ciertas conductas y erradicarlas de nuestra Iglesia cuando se den.

El tema que trataremos en esta exhortación es el complejo de superioridad, cómo identificarlo, y qué respuestas nos da la Sagrada Escritura al respecto,

¿Cómo se disfrazan los débiles?

MT 7,  15: Cuidaros de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

Alguna vez en nuestras vidas hemos sido víctimas de alguien agresivo, desafiante, insultante, obsesivo, irónico, que se cree grande.

Estudios psicológicos demuestran que la gente explosiva, conflictiva, llena de rencor, esconde sus puntos débiles bajo ese disfraz que corresponde al estereotipo de personas que sufren complejo de inferioridad. El complejo de superioridad es sólo una proyección que usan como armadura los que en realidad tienen complejo de inferioridad, y ambos complejos se expresan en la misma persona al mismo tiempo.

Los dos complejos se hacen evidentes en el individuo, pero por la misma razón, manifestándose con un rechazo a sí mismo, a como es, a como se percibe, y por eso trata de llamar la atención en todo momento, de ser diferente, y eso lo hace sentirse superior, grande -cosa la cual no es así-. Necesita llamar la atención de los demás y brillar; no le importan los medios que utilice, para ensombrecer o dejar mal a otros, con tal de que él pueda hacerse notar.

Estos individuos tienen un perfil psicológico muy estereotipado: lastiman a otros sin importar el dolor que puedan causar, a la vez que reflejarán con su conducta que no pueden dar lo mejor de sí mismos.

2 Pedro 3, 17: Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza.

Tienen problemas para equilibrar su carente autoestima por la inestabilidad  psicológica que presentan. Puede que hayan tenido carencia afectiva en su infancia o que no hayan recibido halagos de sus padres, afectos, motivaciones,  estímulos. Son personas que distorsionan la realidad, tapando su complejo con narcisismo y megalomanía.

Colosenses 2, 8: Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo.

Estos individuos tienen delirios de grandeza y quieren hacerse notar en grupos de personas, quieren que se hable de ellos, que se les tome en cuenta, que se les mencione, no les importa el motivo para lograr esto: lo mismo pueden insultar, que burlarse, que argumentar en su favor, o buscar por todos los medios que otros queden mal; les retroalimenta el que los demás les respondan, les critiquen, no les importa que hablen mal de ellos, lo que quieren es que se hable de ellos de cualquier modo, es una forma de hacerse notar, de sentirse importantes y seguros de sí mismos.

Marcos 12, 38: Y en su enseñanza les decía: Cuidaos de los escribas, a quienes les gusta andar con vestiduras largas, y aman los saludos respetuosos en las plazas.

Estas personas no cambian si no reconocen que están equivocadas, y este tipo de conducta se agudiza en el modo de interactuar con otras personas. No les interesa ni quieren cambiar su modo de conducta en la mayoría de los casos.

Lo que más temen es sentirse solos, ignorados, que no se hable de ellos, que no se les mencione, que se les deje caer en el olvido.  Por tanto, el complejo de superioridad disfraza y mitiga el temor al complejo de ser inferiores.

Después de exponeros esto, queridos hermanos, también os invito a la tranquilidad, porque Cristo protege a su Iglesia.

Amén.

Rito de Tonsura

400px-PrusiansTonsureBGhistory

Estimados hermanos:

El día 12 de octubre del 2018, durante el rezo de las Vísperas, tendrá lugar en nuestra Iglesia el Rito de Tonsura de los seminaristas don David .

Que el Señor de la mies manda obreros a su mies.

Apertura del Curso pastoral 2018/2019

 

IMG-20180916-WA0013

Con el lema servidores de la misericordia, el domingo 16 de septiembre de 2018, a las 16h., tuvo lugar a cargo del Arzobispo Primado la apertura solemne del nuevo Curso Pastoral 2018/2019.

Se constituyeron la Curia Archidiocesana y el Consejo Presbiteral y Pastoral, además de aprobarse el Plan Pastoral.

A través de este Plan Pastoral, la Archidiócesis pretende  llevar a todos una imagen de Dios  misericordioso y no juez.

Nuestro Señor nos da muchos ejemplos de la misericordia en la Sagrada Escritura, por ejemplo, al comer con los pecadores públicos y tratar con las prostitutas. También sus parábolas sobre la misericordia de Dios revelan este mismo propósito. San Lucas, «el evangelista de la misericordia», ha escrito páginas ejemplares, elocuentes y pedagógicas. Tres parábolas nos acercan al misterio de la misericordia de Dios: la oveja perdida, la moneda perdida, y el hijo pródigo. Jesús las pronuncia para defenderse de las acusaciones que le hacen los escribas y fariseos: “Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharlo. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Éste acoge a los pecadores y come con ellos” (Lc 15, 1-2).

En estas tres parábolas, sobresale un lenguaje en movimiento: ir, buscar, encontrar, reunir… «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las otras noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra?» (Lc 15, 4). La lógica divina rompe los esquemas comerciales de nuestro tiempo: no se trata de asegurar las noventa y nueve sino de buscar la que se ha perdido. Hay que salir, dejar la seguridad y arriesgarse hasta encontrar. En la parábola del «Padre misericordioso» no es una oveja o una moneda lo que se pierde; el perdido tiene corazón: es un hijo. Voluntariamente se va del hogar, e irremediablemente se siente perdido y se resiente su dignidad humana. Tras reflexionar, inicia el camino de vuelta a la casa paterna. La narración subraya que el anciano Padre, movido por el amor entrañable a su hijo, salía cada tarde para atisbar su regreso. Cuando le ve a lo lejos, no le aguarda pasivamente sino que «se le conmovieron las entrañas» (Lc 15, 20).

En las tres parábolas, el resultado de la búsqueda es positivo: se encuentra lo que se había perdido (la oveja, la moneda, o al mismo hijo), provocando la alegría y la fiesta. El pastor dice a los amigos: «¡Alegraos conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido» (Lc 15, 5-6).

El dinamismo de los verbos ir, buscar, encontrar, reunir… indican características del ministerio sacerdotal especialmente necesarias en nuestro tiempo. No aguardamos simplemente la vuelta del pecador, de aquel que se alejó o no estuvo nunca al calor del amor del Padre de la misericordia. Somos enviados, debemos salir, buscar para facilitar y provocar el reencuentro. Es el dinamismo que pide el papa Francisco a la Iglesia: «La Iglesia en salida es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino» (MV. 46). «Es la salida misionera» .

El objeto de este Plan Pastoral es facilitar el «encuentro» con la persona de Cristo, cimiento de la vida espiritual y de la evangelización.

«Enviados a reconciliar», requiere ante todo favorecer que el hombre que busca o que simplemente anda perdido en la indiferencia, se encuentre vitalmente con el Dios que es el Padre de la misericordia. El sacerdote es un amigo del Señor llamado a continuar su misión: construir el Reino de Dios. Como el Maestro, el discípulo sabe que su misión se vuelca hacia los más necesitados, para brindarles «la primera misericordia de Dios» y hacia los pecadores, para invitarlos a que inicien el camino de vuelta a la casa del Padre.

Al terminar el acto de apertura del curso, el Señor Arzobispo celebró la Santa Misa en acción de gracias.

Nuevo Obispo Auxiliar de la Diócesis Primada.

IMG-20180811-WA0106

El Arzobispo Primado Bruno ha nombrado el domingo 16 de septiembre al sacerdote don Ricardo Jesús Rodríguez Villalba como Obispo auxiliar de la Archidiócesis Primada.

D. Ricardo Jesús Rodríguez Villalba es natural de Valdepeñas (Ciudad Real). Nació el 12 de diciembre de 1963 y es licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, y Diplomado en Trabajo Social por la Universidad Comillas de Madrid.

Es Bachiller en Teología por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid).

Desde su ordenación sacerdotal, es el Vicario General de nuestra Archidiócesis.

El 16 de diciembre de 2018, Dios mediante, será consagrado Obispo por el Arzobispo Primado y, como Subconsagrante, por Mons. Hernán Bolívar, Arzobispo Primado de Ecuador.

Demos gracias a Dios.